miércoles, 25 de mayo de 2016

Agenda parroquial de la semana



Unción de Enfermos
La fe sin más es creer, la fe en Dios es creer que Dios es, la fe cristiana es creer que Dios es como Jesucristo nos lo presenta, no sólo por lo que nos habla de él, sino además porque Cristo es la imagen viva de Dios: “Quien me ha visto a mí ha visto al Padre” Un Dios cercano, grande de verdad en sus actos de amor con nosotros. Un Dios que tiene sed de nuestra felicidad, de nuestra alegría, que en todo momento busca nuestra amistad. Es muy revelador cuando escuchamos que dice, en su libro del Antiguo Testamento, la Sabiduría personificada, como Dios Hijo, o Espíritu Santo “Yo estaba junto a él, como aprendiz, yo era su encanto cotidiano, todo el tiempo jugaba en su presencia, jugaba con la bola de la tierra, gozaba con los hijos de los hombres” Es una gran cercanía de Dios con los hombres, pues el último propósito de Dios para con nosotros, la salvación que Dios nos ofrece tiene un fin que es vivir la amistad con Dios, que en nuestra libertad Dios pueda gloriarse de que vivamos el amor mutuo en una fiesta de plenitud.
Y en ese destino el Padre nos va cortejando, quiere forjar ya esa amistad, para que de verdad le busquemos, pues hay tantas distracciones que nos pueden alejar de él, que Dios no quiere que perdamos ni una ocasión de caminar en nuestra vida a su lado. Es cierto que sorprende la solicitud de Dios por nosotros, además una atención lógicamente desinteresada, como pensando que si Dios es dios y vive en el Cielo, sin nada que estorbe su vida, ¿Qué necesidad de ir detrás de nosotros? Ninguna necesidad, es puro amor.
Lo único que puede ser triste en esta historia es que nosotros, quizá amablemente, pero muchas veces desgraciadamente somos una cultura blasfema, desafiante, ridícula en verdad, rechazamos a Dios, cómo el que vive en un barco y rechaza la embarcación en la que vive o a su capitán. ¿Cómo guardar el camarote y destruir el barco? No hay sensatez para la vida humana sin fe. Y la fe no es verdadera si no es completa.
En la Unción de Enfermos Jesucristo no nos quiere matar, parece obvio pero hay quien huye del sacramento como si de la muerte se tratase, y es lo más contrario a la realidad que se pueda pensar; es una actitud tan infantil como huir de la jeringuilla, con el agravante de que la Unción no duele. O son los familiares los que tienen miedo de ofrecerla, como si fuese una condena. La fe nos hace alegrarnos de recibirla, de que Dios esté a nuestro lado sea con la ocasión que sea. En la Unción de Enfermos podemos recibir la curación de la enfermedad y siempre la fuerza y el consuelo. ¿Cómo decir a Dios “no gracias no quiero tu ayuda”? Hay estaría el límite de nuestra fe.
Pero cada año a casi doscientos enfermos y mayores les podemos llevar desde la parroquia la alegría de este sacramento, de un encuentro de Cristo con los enfermos como los tenía en su vida pública. Jesús muy pendiente de ellos siempre, lo sigue estando. Y rezamos por los enfermos, Dios quiere estar cerca de ellos, pues es un momento de sufrimiento, y Dios sabe lo que es sufrir en la soledad de la Cruz. También la Virgen María nos acompaña y en el próximo viernes del corazón de Jesús os animamos a todos a participar de esta fiesta, por acompañar a los enfermos y por recordar el amor de Cristo por nosotros significado en su Sagrado Corazón.
Arturo Javier García
Vuestro Párroco


A Magdalena no se le ha hecho justicia porque en su acontecer hay un riquísimo trasfondo espiritual que respalda su admirable virtud. Y, sin embargo, la tendencia generalizada ha sido destacar de manera sesgada y errónea sus experiencias místicas, todas de gran alcance, tildándola de histérica, calificando como masoquista su insistente súplica a Cristo de «padecer y no morir». Se ha dejado atrás lo relevante: la centralidad trinitaria de su vida y su deseo de renovación dentro de la Iglesia que le llevó a ofrecerse a Dios como víctima expiatoria. No se ha tenido en cuenta ni su discreción, ni el grado de obediencia que le llevó a narrar los favores celestiales con los que fue agraciada cuando hubiera deseado mantenerlos a resguardo. Eso sí, con todo rigor se la denomina «la extática» por antonomasia, considerándola una de las grandes místicas estigmatizadas.

Nació en Florencia, Italia, el 2 de abril de 1566 en el seno de la ilustre y noble familia Pazzi. El año 1576, en breve intervalo de tiempo, recibió la primera comunión y efectuó voto privado de virginidad. Ambos hechos tenían estrecha conexión ya que a la edad de 8 años había permanecido interna durante un tiempo con las Damas de San Giovannino, monasterio al que regresó cumplidos los 14 con la condición de que le permitiesen recibir diariamente la Eucaristía, algo infrecuente en la época. Es decir que comunión y consagración iban entrelazadas. Obligada a dejar el convento, se esforzó por convencer a sus padres para que le permitieran abrazarse a la vida religiosa. Y en agosto de 1582 realizó una experiencia con las carmelitas de Santa María de los Ángeles para dilucidar el carisma y lugar en el que haría efectiva su entrega. En la quincena que permaneció junto a las religiosas vio que era su camino, máxime cuando tenían el privilegio de recibir la comunión todos los días. En diciembre de ese año ingresó con ellas y en enero de 1583 inició su noviciado.

En esa época ya estaba siendo favorecida con éxtasis. La primera experiencia de esta naturaleza, que se produjo en presencia de su madre, la había vivido en 1578. La primavera de 1584 trajo consigo una desconocida enfermedad diagnosticada como incurable. Y el 27 de mayo, día de la Santísima Trinidad ese año, le permitieron profesar ante el altar de María acostada en una camilla. Fue el inicio de una serie de éxtasis diarios que le sobrevenían después de recibir la comunión, prolongándose durante dos o tres horas. En ellos y durante cuarenta días fue instruida por Cristo. La enfermedad desapareció de improviso, tal como se le había presentado, en la primavera de 1585. En abril recibió los estigmas y fue desposada místicamente por Cristo que le entregó un anillo. A la par comenzaron a desatarse una serie de pruebas, un desierto que iba transformando todo su ser en un fuego de amor que sellaba su encuentro con el Creador.

Una persona como ella, revestida de inocencia, que suspiraba por la pureza en un sentido global y estricto, sufría enormemente al constatar la tibieza moral de la época que había impregnado también a la Iglesia. En 1586 a través de un éxtasis fue invitada a colaborar en la reforma de la misma. En 1589 fue designada vice-maestra de novicias. Al año siguiente perdió a su madre y en una visión contempló que estaba esperanzada y gozosa en el purgatorio. Continuaba experimentando un profundo anhelo de conversión para la Iglesia. No contenta con orar insistentemente por ella, el 1 de mayo de 1595 renovó su ofrenda a Dios con una promesa. Quería arrebatar de Él esa gracia para que nadie permaneciese de espaldas al don de la fe, y rogó que se le concediera el «desnudo padecer». Viviría completamente desprendida de todo lo que tuviera que ver consigo misma. Pero ese momento suplicado por ella en el que iba a quedar sumida en el abandono que demandó no llegaría hasta junio de 1604. A partir de entonces y hasta su muerte estaría despojada de consuelos celestiales. Entretanto, su itinerario espiritual iba conduciéndole por los senderos de la alta mística entretejidos de sufrimientos pero llenos de inenarrables gracias.

Ese año de 1595 fue nombrada maestra de profesas. Y en 1598 maestra de novicias. Cinceló en el corazón de ellas los rasgos del verdadero discípulo de Cristo, comenzando por la vivencia de la caridad. No tomaba nota de las experiencias sobrenaturales que le acontecían. Pero sus superiores le indicaron por obediencia que narrase su vida espiritual. Y tuvo que dictar sus favores consignados en Coloquios y Renovación de la Iglesia, entre otros. En ellos queda plasmada su particular «locura de la cruz», su elegancia en el abrazo a este símbolo del cristiano, su valentía al asumir y reclamar por amor todo sufrimiento, anegada de urgencia apostólica que le llevaba a suplicar enardecida: «¡Almas, Señor; dadme almas!». «Envidio la suerte de los pájaros que pueden volar por el mundo. Si yo tuviese alas volaría a las Indias lejanas para recoger a sus niños abandonados y si Cristo me preguntara si tengo fe yo le contestaría con mis obras».

Su inmolación discurría entre la oración que era comunicación con Dios y la Eucaristía. Absorta en la meditación, con una capacidad para sumergirse en lo divino, podía pasarse varias horas reflexionando sobre dos o tres puntos del evangelio. En 1607, poco antes de su deceso, mientras se hallaba en el jardín junto a sus hermanas, en un éxtasis le fue dado a contemplar el purgatorio. Las religiosas le escuchaban proferir: «¡Misericordia, Dios mío, misericordia!». Esta visión fue especialmente dolorosa para ella que comprobó horrorizada las penas sufridas por los que antepusieron al amor su impenitencia. Al final rogó no volver a presenciar algo así. Extrajo esta lección: «Dime, Señor, el por qué de tu designio, de descubrirme esas terribles prisiones de las cuales sabía tan poco y comprendía aún menos… ¡Ah! ahora entiendo; deseaste darme el conocimiento de tu infinita santidad, para hacerme detestar más y más la menor mancha de pecado, que es tan abominable ante tus ojos». Murió el 25 de mayo de 1607 con fama de santidad, precedida por sus milagros. Urbano VIII la beatificó el 8 de mayo de 1626. Clemente IX la canonizó el 28 de abril de 1669

 AGENDA PARROQUIAL – AVISOS
______________________________________________________________________
Liturgia de las Horas
Domingo IX del Tiempo Ordinario- CI Semana del Salterio
Declaración de la Renta
En este tiempo en que hacemos la declaración con viene recordar la X para la Iglesia, que es compatible con la otra cruz. Recuérdaselo a los que hacen renta, a tus hijos, a tus amigos… no les cuesta nada y hacen mucho bien.
-Colecta Extraordinaria
Misas del Domingo, 5: Colecta extraordinaria para las deudas de la Parroquia.
-Fiesta “Sagrado Corazón de Jesús”
Viernes, 3 de Junio: Santa Misa a las 19 h. y Unción de Enfermos para las personas mayores o enfermas. Pueden anotarse en la Sacristía.
-CORPUS CRISTHI
-Domingo, 5: Celebraremos en nuestra Parroquia: “La Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo” EL CORPUS. Santa Misa a las 18,30 h y a continuación Procesión con el Stmo. por las calles de costumbre, con el Santísimo Sacramento y los niños de Primera Comunión con sus padres.
¡Todos estamos convocados a la procesión! Acompañemos al Señor en actitud de adoración y mostremos nuestra fe con silencio y oración en medio de nuestro pueblo.
-Caritas
Martes, 31: Acogida de 16,30 a 18 h.
-Itinerario Diocesano de Evangelización
Martes, 31: Grupo. Mª Teresa Crespo –En la Ermita a las 17 h. –T. 2 pastoral
Miércoles, 1. Grupo: C/ Farmacéutico Peydró, 61 –Pepita Alpuente- T. 2º Pastoral
- Retiro Espiritual para señoras –Fin de Curso-
Jueves, 2: En la Capilla de la Parroquia a las 17 h. por D. Santiago Carbonell. Es excelente ocasión para llenarnos y descansar un rato con el Señor que siempre nos espera.
-Catequesis de Infancia
Domingo, 5: A las 11 h Sta. Misa en la Ermita y final de Curso para 2º Curso de catequesis.
-ADORACIÓN NOCTURNA
-Viernes, 3: A las 20 h. Exposición del Santísimo y Vísperas – Turnos de vela y a las 11 h. Reserva. No habrá Misa.
Turnos,  2: de limpieza parroquial
Calles: Canónigo Lorés, Subida Dr. Fleming.
Responsables: Lolita Guaita y Lolita Soucase. 

INTENCIONES DE MISA
Del 30 de Mayo al 5 de Junio 2016
-Lunes, 30
18,30 h. Santo. Rosario
19,00 h. Santa Misa: Suf. Laura Filiberto Moreno y sus padres. Suf. Vicenta Palmero, Juan García y difuntos de la familia.
-Martes, 31: Visitación de la Santisima Virgen –Fiesta-
18,30 h. Santo Rosario
19,00 h. Santa Misa   
-Miércoles, 1 de Junio: San Justino. Martir –Memoria- 
18,30 h. Santo. Rosario
19,00 h. Santa Misa: Suf. Alberto Pérez Domingo y difuntos de la familia. Suf. Ana Añón Sancho y familia Crespo-Añón. Suf. David. Picó Manuel.
-Jueves, 2: Víspera del Corazón de Jesús.
18,30 h. Santo Rosario 
19,00 h. Santa Misa y Exposición Stmo.  
Suf. Evelia Ruiz (De las Obreras de la Cruz y Cooperadoras de Turís)
-Viernes, 3: -Solemnidad “Sagrado Corazón de Jesús”
19,00 h. Santa Misa en la Parroquia y Unción de Enfermos.
Suf. Teresa Pérez Picó. Suf. Eduardo Sanchermés Segura y Manolo Nieto. En acción de gracias al Sdo. Corazón de Jesús.
-Sábado, 4
18,00 h. BAUTIZO: Raúl Segura Espinosa
19,15 h. Sabatina
19,30 h. Santa Misa Vespertina Domingo X del T.O.
Suf. María Dolores Corell Algarra. Suf. Jaime Luján Monfort y padres. Suf. Juan Octavio Toro Higón. En acción de gracias por los 50 Años de casados Vicente Pérez y Mª Carmen Palmero.
-Domingo, 5: Domingo X del T.O.
9,00 h. Santa Misa: Suf. Evelia Ruiz Lobado (Sus amigas Ángeles, Pepita y María)
(No hay Misa de 12)
13,00 h. BAUTIZO: Mía Serra Ruiz
18,30 h. SANTA MISA –Solemnidad Corpus Cristhi
A continuación: Procesión del Corpus
Reciben la Primera Comunión el domingo 29, Fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo los siguientes bautizados:
1.                   Manuel Montes Rodrigo
2.                   Leire Llopez Mohamed
3.                   Natalia Rico Bueno
4.                   Juan Ricau Escoto
5.                   Vladi Mañez Martínez
6.                   Carlos Iranzo Villa
7.                   Irina Paula Ysybriy
8.                   Fran Beltrán Gil
9.                   Eduard Niñerola Soler
10.               Jordi Marchuet Suay
11.               Óscar Tabernero Cárcel
12.               Ahinoa Ruiz Caldararu
13.               Nerea Castro Ruíz
14.               Diana Vicente Palmero
15.               María Sancho Montero
16.               Marcos Luján Gómez

Pedro Santaeulalia y Fernando López fichan por Els Barris

La falla Els Barris de Turís cambia nuevamente de artistas para afrontar el ejercicio 2016-2017. En el caso de la falla grande Miguel Santaeulalia da paso a su hermano Pedro, que se estrena en esta localidad de La Ribera Alta junto a Fernando López, que será el encargado de realizar la falla infantil. Ayer ambos artistas y el presidente, Iván Torres, firmaron el contrato que les une a la comisión turisana.


Iván Torres con Pedro Santaeulalia (izqda.) y Fernando López (dcha.).